¿Por qué se producen los calambres musculares en deportistas?

En este post conoceremos algunos aspectos que les ayudarán a entender porque se producen los calambres musculares cuando se hace actividad física y cómo pueden prevenirlos. 

¿Qué es un calambre muscular?

Un calambre es una contracción muscular involuntaria, su inicio suele ser repentino y se resuelve por sí solo durante un período de varios segundos, minutos u horas. Los calambres pueden ocurrir en un músculo liso debido a la menstruación o gastroenteritis o calambres músculo esquelético que pueden ser causados por cualquier combinación de fatiga muscular o la falta de electrolitos.

¿Pero qué son los electrolitos?

Los electrolitos son partículas cargadas que se encuentran en los fluidos corporales que se forman cuando las sales se disuelven en agua o fluidos. Los electrolitos transmiten los impulsos eléctricos necesarios para las funciones adecuadas de los nervios, los músculos y el corazón. Cualquier desequilibrio en uno o más de los principales electrolitos como el sodio, potasio, calcio y magnesio podría contribuir a calambres y otras complicaciones. Los electrolitos son ingeridos a través de alimentos y líquidos y son eliminados principalmente por los riñones.

Ahora bien si practican algún deporte, realizan rutinas de ejercicio o inclusive están interesados en iniciarlos es importante que conozcan algunos aspectos importantes que les comparto a continuación.

Calambres musculares asociada con el ejercicio (CMAE):

Los Calambres musculares asociada con el ejercicio son espasmos musculares dolorosos durante o inmediatamente después del ejercicio generando fatiga la cual es seguida por dolor muscular situado en la extremidad inferior muscular por ejemplo, tríceps sural o cuádriceps y el cual suele ser aliviado una vez que cese de actividad y que comience el estiramiento pasivo.

Son muy comunes, incluso en atletas de élite y en individuos sanos que han sido sometidos a la actividad física vigorosa, sin embargo la causa aún no está completamente entendida, porque los calambres musculares pueden ocurrir como resultado de muchas condiciones latentes u ocultas; entre las hipótesis se puede mencionar que los CMAE es debido a la alteración de control neuromuscular, deshidratación o pérdida de electrólitos. (puede interesarte nuestro artículo sobre hidratación en el ejercicio: click quí)

Control neuromuscular alterado:

Los calambres se producen debido a la alteración de la actividad neuromuscular, así su causa es la fatiga, inclusive hay varios trastornos, en los diversos niveles del sistema nervioso central, periférico y el músculo esquelético que contribuyen a los calambres.

Estos factores pueden ser descritas por una serie de varios eventos clave; Primero y ante todo, el ejercicio muscular repetitivo puede conducir al desarrollo de la fatiga debido a una o más de las siguientes: entornos acondicionado inadecuada, y calientes o húmedos, aumento de la intensidad, el aumento de la duración y la disminución del suministro de energía lo que provoca la fatiga muscular.

¿Por qué se produce la fatiga muscular?

Pues bien, muchos podemos estar expuestos a un aumento de la actividad aferente de excitación dentro de los husos musculares es decir, una sobreexcitación neuromuscular que provoca un cortocircuito en el sistema nervioso, mientras que los receptores sensoriales encargados de trasmitir información llamados husos musculares, bombardea con señales al sistema nervioso central, los órganos receptores situados en tendones llamado órgano tendinoso de Golgi prácticamente anula su comunicación generando así la fatiga muscular y los consecuentes espasmos musculares conocidos como calambres.

Deshidratación o pérdida de electrólitos.

La opinión generalizada es que la sudoración excesiva debido al ejercicio vigoroso puede dar lugar a calambres musculares por la deficiencia de electrolitos que por su ausencia lleva a que el tejido muscular reaccione con contracciones involuntarias o que pueden exacerbar los calambres musculares. Según esta teoría la explicación reside en el hecho de que la diferencia de concentración de estos iones entre los medios intra y extracelular va a ocasionar el surgimiento de potenciales eléctricos que ocurren en las fibras nerviosas y musculares, y son estos potenciales eléctricos los responsables por la trasmisión de los impulsos nerviosos y por el control de la contracción muscular.

Así, la deficiencia de sodio y potasio generaría alteraciones en la formación de potenciales eléctricos y consecuentemente en el control de la contracción muscular, lo que puede ocasionar contracciones espontáneas de los músculos es decir los calambres.

El desequilibrio electrolítico tiene históricamente una asociación con músculos deteriorados o con bajo desempeño o estrés metabólico es decir que bajo el nivel de magnesio y de calcio producen calambres musculares graves (es decir, tetania), en las formas leves, los músculos distales son afectada, aunque cualquier músculo puede estar involucrado.

Igualmente es importante tener en cuenta que los bajos niveles de sodio producen diversas alteraciones neurológicas, incluyendo calambres musculares, los cuales pueden ser provocados por calor después de un esfuerzo prolongado bajo condiciones de calor y humedad; en estos casos severos, es probable que se genere un estado llamado hiponatremia inducida por sudor y cambio osmótico.

Tenga presente que ante el escenario de calambres hay que descartar el uso de agentes hipolipemiantes (clofibrato, fenofibrato, bezafibrato); antihipertensivos (diuréticos, bloqueadores beta, bloqueadores de los canales de calcio, convertidora de la angiotensina inhibidores de la enzima); ß-agonistas (terbutalina, salbutamol); insulina; anticonceptivos orales; y alcohol.

Los informes anecdóticos han sugerido que la suplementación con creatina puede promover la deshidratación, calambres y lesiones musculo-esqueléticas. Sin embargo, un estudio de seguridad a largo plazo por Greenwood et al 16 indica que la suplementación con creatina no aumentó la deshidratación, calambres o lesiones musculares, es más ya hoy día es recomendada para prevenir el calambre.

Ahora bien ¿cómo puedo prevenir o tratar los calambres? Si están interesados en conocer esta información los invito a leer nuestra próxima publicación.

¿Cómo prevenirlos o tratarlos?

Recuerdan que en nuestra última publicación hablamos sobre los calambres, aquellas contracciones dolorosas e involuntarias de un músculo o grupo de músculos cuya causa de aparición más común puede ser el resultado del exceso de ejercicio o la deshidratación, aspectos compartidos en nuestra anterior publicación.

Pues bien hoy queremos compartirles diferentes formas con las que podría prevenirlos o tratarlos en caso de que ocurran.

Tratamiento del calambre

En el momento agudo de la presentación

  • Estiramientos pasivos (realizados por otra persona con conocimiento idóneo para realizarlo).
  • Manejo de la temperatura corporal que puede incluir varios métodos como por ejemplo realizar actividad física ligero de ropa y exponerlo a una fuente de viento, masaje con hielo friccionándolo con la piel, entre otros).
  • Rehidratación con bebidas que contengan electrolitos (sodio, potasio, calcio, magnesio).
  • Tenga presente que una manera indirecta de controlar la hidratación es con el color de la orina, la cual debe estar siempre clara, por eso es muy importante que en caso que usted vea su orina oscura, color Coca-Cola acudir a central de urgencias para manejo médico con tratamiento endovenosos y aún más si los calambres son generalizados y acompañados con la perdida de la conciencia.

En caso de presentación recurrente de calambres

El primer paso es determinar la presencia real de calambres y para descartar posibles afecciones musculares de contusión, incluyendo el espasmo (involuntaria y repentina contracción no dolorosa), contractura antiálgica que dura varios días, mialgia (dolor sin contractura), y sin dolor la historia médica de contracturas para esto se debe estudiar las características del calambre como factores desencadenantes, efecto de estiramiento, los antecedentes familiares de los calambres, el consumo de drogas, y la presencia de mioglobinuria, pero es de gran importancia que esto por su seguridad sea realizado por personal idóneo por lo tanto consulte a su médico de la actividad física y el deporte para valoración, diagnóstico y manejo.

Prevención de los calambres musculares

  • Consultar y tener su médico de la actividad física y el deporte, al igual que dar cumplimiento a sus indicaciones y valoraciones de control cuando el médico así requiera con base en su criterio.
  • La clave para prevenir radica en la prevención de la fatiga muscular prematura durante el ejercicio.
  • Los atletas deben ser animados a estar bien acondicionados para la actividad.
  • Llevar a cabo de forma rutinaria y periódica actividades de estiramiento, en particular de los grupos de músculos afectados.
  • La prevención es la mejor herramienta para combatir los calambres, para ello la , por eso es importante que consulte al nutriólogo deportivo o nutricionista dietista con conocimiento deportivo, para mantener una dieta bien balanceada que incluya electrolitos y carbohidratos.
  • Tener un control adecuado del ejercicio, la planificación, los componentes propios del ejercicio, esto con el fin de no padecer de extremos en lo que respecta a la fatiga, al igual que mantener un adecuado nivel de hidratación antes, durante y después del ejercicio es vital para evitar los calambres musculares.
  • Escucha tu cuerpo a menudo, él mejor que nadie conoce los límites de dónde pretendes llegar con tu entrenamiento o durante un esfuerzo físico y no olvides estirar correctamente después de cada sesión de entrenamiento que realices.

Orlando Angulo, MD.

Medicina de la Actividad Física y el Deporte.

Nutrición Deportiva

 

Puede interesarte conocer nuestra solución para la hidratación en el deporte PX Electrolyte: click aquí.


Dejar un comentario